Twitter Facebook Feed

LOS PRIMEROS ESPÁRRAGOS TRIGUEROS SILVESTRES DE ESTA TEMPORADA

Como nos explica la Wikipedia, el espárrago se usa desde tiempos lejanos como una verdura y para la medicina, debido a su sabor delicado y sus propiedades diuréticas. 

Fueron cultivados por los antiguos egipcios, los griegos y los romanos, los cuales los comieron frescos de temporada y secaban el fruto para su uso en invierno. El espárrago perdió su popularidad durante La Edad Media, pero resurgió durante el siglo XVII.

La esparraguera, por aquí en el litoral mediterráneo (Valencia-Alicante), la solemos encontrar junto a los troncos de los árboles: pinos, naranjos; o junto a zonas rocosas.

 

Los espárragos aparecen entre la zarza de la esparraguera, o en un lateral, durante los meses de enero-marzo, meses de temperaturas frías y húmedos.


Propiedades:

Los espárragos son poco nutritivos, pero por su riqueza en vitaminas A, B y C son refrescantes y muy sanos. De digestión fácil, son bien tolerados por los estómagos más delicados.

Su fósforo, que en el organismo se transforma en ácido fosfórico, explica la acción estimulante que este alimento tiene en el sistema nervioso y sus efectos mineralizantes para el esqueleto.

Si se come acompañado de alimentos ricos en calcio (cereales), asegura la fijación de éste a nivel de los huesos.

Según descubrimientos recientes, es una de las verduras más ricas en rutína, sustancia antihemorrágica.

Los espárragos contienen una sustancia sulfurosa volátil (la asparagina) que comunica un desagradable olor fétido a la orina pero que generalmente es inofensiva para el organismo, si bien algunas veces congestiona los riñones e irrita el árbol urinario.

A parte de sus cualidades alimenticias se le atribuyen tradicionalmente diversas propiedades medicinales. La decocción de sus raíces es aperitiva y diurética. Se utiliza, además, siempre y cuando no existan lesiones en las vías urinarias, contra palpitaciones y otras afecciones cardíacas, infartos de bazo y de hígado, enfermedades pectorales, dolores nefríticos, ictericia, histerismo y neurosis.

Mi consejo:

Para ir a por espárragos, sólo tenemos que ponernos ropa cómoda, calzado apropiado, y tener ganas de pasar un rato agradable y entretenido en el campo. 

Eso sí, cuando los cojamos, los tenemos que partir y NO arrancar, para que podamos tener espárragos la temporada siguiente.

Esta es nuestra primera recolecta:


Si cogemos demasiados, una vez los tenemos enjuagados y troceados (ya que al ser finos los utilizaremos en revueltos o tortillas), los podemos congelar.




1 comentarios para esta receta:

Anónimo dijo...

Buen artículo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...